1
2

El que mucho se ausenta, se arriesga a que lo olviden.


El que mucho se ausenta, se arriesga a que lo olviden. Porque no puedes pensar que siempre seguiré aquí esperándote.

Porque cada día me voy acostumbrando más a tu ausencia, cada día se va haciendo más fácil no pensarte. Si sigues jugando a que te vas no esperes que siempre seas bien recibido.

Valoremos a las personas que tenemos y sepamos brindarles nuestro tiempo. 

Share this Story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>